Si bien las vacaciones son para divertirse, salir de fiesta, pasártela en el mar o bebiendo; siempre es bueno llevar como seguro contra el aburrimiento un par de libros que te interesen por si la ocasión lo amerita. Si eres como yo que siempre carga un libro a donde quiera que va, sabrás que no importa que estés en el mar, en algún momento se te va a antojar leer en la playa o en el hotel. Imagínate hacerlo en el balcón por la noche, con un cigarro en la mano, una cerveza o una copa de vino y sintiendo la brisa fresca en el rostro.

Los momentos en los que suelo leer cuando estoy de vacaciones en un puerto es después de comer, pues me tiro a la arena y disfruto de un libro, para reposar la comida y después volver a meterme al agua. También lo hago antes de dormir, si es que no salí de fiesta, para así relajar mi mente y poder dormir como todo un bebé. Hay momentos de extrema tranquilidad donde recostarse en una hamaca es suficiente para que se te antoje sacar el libro y comenzar a devorarlo.

Mi recomendación es que te lleves alguno de tus libros favoritos, en este caso para que no te claves tanto y puedas disfrutar de lo que te rodea, ya que si es un libro nuevo y te atrapa por completo, podrías no parar de leer y preferirías seguir pasando las páginas en lugar de irte a disfrutar del sol, la arena, el mar y las mujeres u hombres. Si eliges que sea nuevo, también podría servir para que lo termines en un dos por tres, pues no tendrás grandes distractores como en tu hogar donde tienes la televisión, los videojuegos, la computadora, etc; y estarás en un lugar sumamente cómodo.

Siempre lleva un par de libros a tus vacaciones

You May Also Like