Hace unos días, mientras observaba la televisión en uno de los hoteles en Acapulco en los que frecuento, vi un reportaje de los disturbios catalanes en Barcelona quienes buscan de manera violenta la creación de un referéndum donde se estipule la independencia de Cataluña de España, algo que me parece ridículo tomando en cuenta la calidad de vida que tiene la gente en Cataluña, un pueblo que quiera o no tiene buena vida gracias a España.

La realidad de las cosas es que la extrema izquierda en Europa se esta saliendo por completo de control y predigo sin temor a equivocarme que ese socialismo supranacional en Europa que supuestamente dotaría a sus ciudadanos de libertad les privara eventualmente de la misma como SIEMPRE  sucede en los países socialistas, una lección que el mundo no termina de entender.

Es un hecho que Europa es un estado socialista, sin embargo hay facciones, como lo es Cataluña,  donde quieren una izquierda aun mas radical de la que ya ha esclavizado a la mayoría de los países Europeos, países quienes pagaran a su debido tiempo a su debida forma en un futuro no muy lejano.

Para España, una separación de Cataluña, sería un golpe duro para la economía del país, ya que aquella provincia representa un 20% ingreso anual de la corona española, dueños verdaderos de España, un principio que a todos ya se les olvido. Así es, aunque les duela a las mayorías liberales quienes quieren hacerse de lo que no les corresponde, los reinos son propiedad privada de la corona y sus ciudadanos son tan solo inquilinos del espacio dentro de sus fronteras.

Cuando una persona compra una casa en cualquier país de civilización, esa casa pertenece al que la compro aunque tengan personas rentando cuartos por ocho siglos en el jardín lo que significa que la tierra y los alrededores de los bungalós pertenecen  al que la compro. Lo mismo sucede con los reinos, ya que los antepasados del presente rey o reina se hicieron del territorio siglos antes del nacimiento de cualquier persona, personas quienes nacieron en el reino de los reyes.

Cataluña, aunque tenga su propio dialecto, son ciudadanos del reino de España aunque no les guste, además de  que no tienen razón alguna por la que no debería gustarles ya que el gobierno de España les da mas que buenas condiciones de vida a una población que en general cuenta con demasiado tiempo libre para merecer lo que recibe.

Conozco a muchos catalanes y extranjeros con papeles “legales” quienes no trabajan y reciben una suma mensual del gobierno español suficiente para pagar renta; comer; e irse de copas varias veces a la semana. Estas personas, aunque digan lo contrario, no quieren trabajar debido a que no les hace falta absolutamente nada.

El referéndum Catalán simplemente no aplica.

Referéndum Catalán

You May Also Like